lunes, 4 de mayo de 2009

MALDITO PIZZARO

(10 de enero de 2009/ Cuzco)

Sería preciso que quien les escribe tenga las palabras justas o ese "don" con el que algunos grandes nacen de poder recrearles, en la medida que lean esto, todo aquello que sentí y viví en los únicos e intensos instantes en los que yo, y sin dudas todos los que me rodeaban, se sentían la partícula más inofensiva de toda la espera.
-
Después de unos días en los que ya nos creíamos obnubilados por todo lo que veíamos, probábamos o conocíamos llegamos a las 6 de la mañana a las ruinas de Machu Pichu. No, no. No crean que fue un "bus" (como suelen llamarle acá) lo que nos llevó a la inmensidad: fueron nuestras piernas ansiosas y desesperadas que subieron sin pausa un par de miles de metros.

"Y Machu Pichu se hizo sol" como escuché alguna vez por ahí y, el amanecer en esas ruinas vacías que solo nos contenían a los 7 ilusos que ya lagrimeaban, nos colapsó. Pero ese amanecer era solo la bienvenida a todo lo que albergaba ahí. Ilusos, si, si. Eramos unos ilusos de creer que ya estábamos satisfechos y emocionados.

Wainapichu, la cumbre más alta desde la cuál se puede observar la ruina, no nos importaba ya, eramos felices sin nada más. Pero fuimos: esperamos, firmamos la autorización de autoresponsabilidad y arrancamos. Fue jodido, la niebla no dejaba ver la subida no demarcada pero nos acompañamos y ayudamos. Esos 2.300 metros fueron los más fugaces de todos y eso, que ya nos creíamos realizados con la trepada anterior. En 25 minutos estuvimos ahí y casi por logística incaica, todo se despejó y el sol caprichoso (en esta epoca del año) reflejó las ruinas y nos homenajeó.

Alguien, quien casi sin saberlo parecía conocerme de toda la vida, se acercó y me dijo al oído: "si Dios no existe, ¿qué pasa acá?". No pude evitar emocionarme, había algo más y no era la única que lo sentía. Tal vez era un Dios, tal vez una energía particular pero nadie que estuvo ahí, regresó de la misma manera. No es posible, no es casual, no es accidente, no es el sentimiento de una turista joven y desempleada que se sentía la más inofensiva del universo.

No se necesitaba nada más, aquí no se necesita nada más. En ninguna parte, en ninguna vida se puede pedir más de lo que sentí, de lo que sentimos. Ya pasaron dos días y por las noches cuesta dormirse. No importa las condiciones o el cansancio con el que uno llegue pero uno revisita ese momento, esa energía, esa particularidad de sentirte la más grande y a su vez, algo tan insignificante.

Gente, de aquí se vuelve distinto. Yo no soy la misma, ni ellos lo son, ni cualquier loco que pise esa montaña. Tal vez, la esencia no cambia, seguramente. Pero aquí me bauticé, aquí por primera vez, sentí que había algo más inmenso que realmente existía: no se controla, no se percibe pero lo sentí, lo siento. Fue mi unción.

13 comentarios:

  1. la verdad quede anonadada de leer esto,y eso q no es la 1 vez q lo leo.. pero siempre me pasa lo mismo con lo q escribis... y mas cuando son cosas como estas q llegan... q me haces conocer con palabras! gracias
    ojala pueda ir algun dia (cercano en lo posible) y vuelva siendo otra!
    te quiero mucho pendeja!
    actualiza seguido q me encanta leer lo q escribis... no te voy a correjir nada nunca...
    besos

    ResponderEliminar
  2. Fue muy emocionante y pragmado de tanta realidad tu descripción, que por momentos sentí que estaba subiendo a tu lado.
    Lo que escribes, lo haces en una forma muy especial, me haces acordar a García Marquez cuando describe los atardeceres en Bogotá.
    Me encanta como escribes, seguí haciéndolo, así podemos disfrutar de buena y enriquecedora lectura, vos podés hacernos vibrar ante tanto materialismo y pérdida de valores.
    Te felicito y te amo, tu primera admiradora.
    Besos mamá.

    ResponderEliminar
  3. Nunca, nigún paso que damos nos mantiene igual. Soy de los que piensan que cada experiencia -por más mínima que sea- nos hace mutar y, sin dudas, esto influye en lo que vendrá y en cómo actuaremos posteriormente.
    Tengo una envidia sana por vos. Porque viviste semejante experiencia que -en el mundo- muy pocos pueden vivir.
    Como dijeron Gaby y Mony, siempre es un placer leerte.
    Besote! Ahi te ves!!!

    RoCkS!

    ResponderEliminar
  4. Emocionantes tus palabras Ba, admito que se me puso la piel de gallina.
    Dios, Energía, Naturaleza; no importa qué encontraste ahi... ya es tuyo!

    Juli Pedroni

    ResponderEliminar
  5. Vamos todavía. Es una buena forma de estar comunicados. Beso. www.juanpilopez.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Llegamos como a las 6:30 am; no había un solo signo de que aquel majestuoso lugar estuviera frente a nuestros ojos, luego de una interminable caminata de 5 días en los que viví una mixtura incomparables de emociones y sensaciones: miedo, angustia, melancolía, tristeza, felicidad extrema, pena, lastima, ternura, ojala mis palabras fueran suficientes para describirlos. Llegamos hasta ahí, hasta donde teníamos que estar y solo un montón de nubes posaban frente a nuestros ojos, como queriéndonos ofender luego de semejante esfuerzo. Fue cuestión de segundos, para que esa tierra se hiciera SOL y simplemente sienta lo que sentí ese día.
    Lo cual comparto tanto con vos, creo que simplemente es el lugar y el hecho de vivirlo, yo lo viví igual que vos y créeme que pudiera ponerle mi nombre a tu redacción y seria exactamente lo mismo...

    Seguí contagiándome con todo esto... seguí contagiando a todos...

    Desde la ALDEA... COLI

    ResponderEliminar
  7. Me llevaste a Machu Picchu desde el "Sería preciso que..." y me trajiste de vuelta con tu "...Fue mi unción.".

    Efectivamente se siente una energía muy particular en ese lugar. Es como si ahí arriba habría alguien más. No creo encontrarme en condiciones de poder describirlo. Solo pude creerlo al haberlo visto con mis propios ojos. Hombre de poca fé o Machu Picchu es demasiado como para ser real?

    Gracias por este viaje mental.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Casi puedo trepar con vos la montaña de nuestros ancestros... gracias por el respiro Ba! Algo mágico, extraño y poderoso debe esconderse en esas ruinas, y es mi firme proposito llegar hasta ahi en un futuro cercano. Mas cerquita, en las ruinas de quilmes me paso algo parecido, no tan fuerte pero me dejo muda la grandeza de ese silencio, que es una presencia infinita, permanente...un abrazo che, y espero verte pronto y bien

    ResponderEliminar
  9. Tremendo Ba. Realmente una descripción visceral de una experiencia, como vos decis, iniciatica. No es para menos, ahí se forjó una civilización que todo lo podía hasta que la destruyeron, pero creo que ese sitío aun conserva esos espiritus, esa imponencia. Ya lo dijo Neruda: "Hundí la mano turbulenta y dulce en lo más genital de lo terrestre". Besos

    ResponderEliminar
  10. querida compañera de viaje!!!!fue volverlo a subir y sentir esa fuerza del tata del cielo que nos regalo esa inmensidad de paisaje y de sentimientos que llenaron el alma de todos!!
    besos-mama jose je

    ResponderEliminar
  11. TREMENDO BA, simplemente: TREMENDO!!! Amiga del alma, realmente me haces viajar a los lugares que describir. Es impresionante, es lo tuyo sin lugar a dudas. Espero algun dia poder viajar a ese lugar (si el fisico, la plata y los pulmones me dan).
    Segui asi y para la proxima espero un relato de como llevas la vida acá.
    Besotes.

    PD: Moni, lamento decirte que el primer admirador fui yo, mira las firmas en el primer post jajajajajaja

    ResponderEliminar
  12. Amiga! Leerte fué revivir ese día mágico que jamás olvidaremos! puff! cuantos recuerdos...
    Eramos simplemente unos viajeros con un puñado de aventuras y sus pequeñas mochilas que no eran capaces de guardar tanta historia que fuimos descubriendo minuto a minuto a lo largo de ese día... El amanecer nos decia que debiamos apurar el paso, pero nuestras piernas, que vayamos despacio, en fin! A quién le hicimos caso ? Por supuesto, que al corazón. Seguimos raudas, cansadas pero felices. je.

    Como siempre, encontraste las palabras justas para describir lo que sentimos esos 7 locos unidos por el destino, dentro de la inmensidad. Esa sensación de misticismo y grandeza que respiramos estando ahí.
    Tengo la piel de gallina, y los ojos con lágrimas, y eso lo lograste VOS, con tu relato!! ... Leer más
    "de aquí se vuelve distinto. Yo no soy la misma, ni ellos lo son" tanta razón, negra!!

    Te quiero y te extraño muchisimo... Ya nadie me dice: "y buep.." a todo! jajaja

    Pam Maigua

    ResponderEliminar
  13. Increible Ba! me hiciste llegar todo lo q decias-. Como siempre te dije sos una grossa con estas cosas :D-. me alegra haberte conocido ;D sos muy buena en lo q haces-. y ojala alguuun dia pueda vivir esto q contas. Es increible todo lo q redactas :D me encanta q lo hayas disfrutado asi :)
    besotes!!!!
    Andrea Abraham :)

    ResponderEliminar